Un empate de dientes apretados y mucha tensión en Los Teros

Fue 1 a 1 en el duelo entre el líder Juventud Unida y el escolta Atenas. Franco Torres, de tiro penal, puso en ventaja al Tricolor, mientras que Jeremías Franchi igualó para el Albo. Los goles fueron en el primer tiempo.

Estaba en juego nada más y nada menos que la punta del torneo Apertura. Una especie de final anticipada y así lo entendieron Juventud Unida y Atenas, que protagonizaron un partido disputado con los dientes apretados y mucha tensión que finalmente terminó 1 a 1 y dejó todo como estaba en las principales posiciones de la tabla.

La Juve está arriba y el Albo lo sigue a dos puntos, con promesa de lucha intensa hasta el final.

El duelo en Los Teros no fue de buen nivel técnico, pero sí emotivo, en el que los protagonistas no se guardaron nada a la hora de disputar cada pelota.

En una cancha con dimensiones más reducidas con relación a otros se hace difícil contar con espacios como para generar un juego asociado en el que no haya tanta fricción.

En el balance final del partido, el empate terminó siendo un resultado acorde a lo que sucedió en el terreno de juego, en el que los dos tuvieron sus momentos y contaron casi con la misma cantidad de situaciones como para convertir.

Si bien antes de los tres minutos Atenas contó con la primera aproximación de riesgo, con un remate de Freile que cruza todo el arco sin que nadie alcance a tocarla, fue Juventud Unida el que se mostró mejor parado en el campo y tomando el control de las acciones.

Ganó en el medio, con el muy buen trabajo de Sáenz, fue más claro en el manejo de la pelota y con las trepadas de Dall Armellina por la derecha, Quiroga bien abierto sobre la banda izquierda y con la tremenda potencia de Franco Torres ponía en aprietos a la defensa alba.

A los 14 un tiro libre ejecutado por Ludueña motivó una buena respuesta de Marín. El aquero albo volvió a lucirse a los 18 tapando un remate de Dall Armellina, quien quedó cara a cara con el “1” tras una buena combinación con Quiroga.

La Juve era más y tuvo su premio a los 22 minutos cuando Franco Torres cambió por gol un penal que le convirtieron a Dall Armellina.

Pero no fue mucho lo que pudo aguantar esa diferencia. Atenas, tocado, se fue con todo y cuatro minutos más tarde consiguió la paridad mediante un golpe de cabeza de Franchi, luego de una muy buena tapada de Bardín.

El partido estaba abierto y a los 27 Quiroga lastimó una vez más por izquierda y Marín le evitó el gol.

El cuarto de hora final cambió de dominador. Atenas fue el que tuvo un leve predominio, manejó un poco más la pelota y en esto mucho tuvieron que ver Oyola y Freile. Fue precisamente Freile quien estuvo cerca de marcar el segundo a los 32 minutos, pero Ezequiel Bardín metió un manotazo salvador.

En el segundo tiempo las características fueron similares, aunque el juego fue un poco más trabado, el ritmo decayó con relación a lo que había pasado en la etapa inicial, aunque no la intensidad a la hora de disputar cada pelota.

Dentro de ese contexto, se dieron algunas jugadas que podrían haber modificado el resultado. Atenas tuvo dos muy claras entre los 21 y los 25 minutos. En la primera, Barbero entró solo por la derecha pero eligió mal al momento de definir, ya que lo hizo con un remate que salió desviado, cuando por el medio entraban solos Franchi y Agüero. En la segunda fue Bardín el que estuvo atento para ganarle abajo a Agüero en el mano a mano.

La más clara de la Juve fue a los 27. Torres jugó para Quiroga, quien desde la derecha del área sacó un potente remate que encontró otra buena respuesta en Marín.

A medida que pasaban los minutos, si bien los dos insinuaban a la hora de atacar, la preocupación estaba por no equivocarse y quedarse con las manos vacías.

Fue empate y estuvo bien. A Juventud le sirve porque sabe que pasó otra fecha y sigue arriba, mientras que Atenas mantiene la ilusión que ganando y un tropezón del Tricolor le permitirá dar el zarpazo a la punta.

José Luis Debernardi. Redacción Puntal