“Siempre tuve confianza en que íbamos a ser campeones”

El director técnico de Juventud Unida, Jorge Grassi, reconoció que desde el inicio del torneo estaba convencido de que iban a ser campeones.

“En los primeros amistosos vi un grupo de jugadores que con trabajo podía ser un equipo”, contó. Expresó que la motivación que deberán tener los jugadores para el Clausura es hacer un buen torneo si pretenden estar en el compromiso que tiene Juventud Unida el próximo año, de jugar el torneo Regional Federal Amateur.

A 24 horas de haber obtenido el título, el entrenador dialogó con PUNTAL.

– ¿Por qué fue campeón Juventud Unida?

– Porque tuvo dos cualidades. Una, la regularidad en todo el campeonato. La segunda, la fortaleza que le dieron las famosas tres patas. Dirigentes, cuerpo técnico y jugadores trabajaron en forma organizada, sin fallas. La regularidad que tuvimos en el campeonato fue consecuencia de eso.

– ¿Qué significó en lo personal este título?

– Sinceramente no me puse a pensar en eso. Tuve la suerte de hacer una larga carrera y pasar por el fútbol profesional. Volver a dirigir la Liga y salir campeón es más que nada una satisfacción, que podría llamarse como la frutilla del postre.

– Más allá de que desde el principio era el objetivo, ¿cuándo se dieron cuenta de que estaban para campeones?

– Desde los primeros amistosos vi un grupo que jugadores que con trabajo podía ser un equipo. Siempre tuve mucha confianza en que íbamos a salir campeones. Me lamentaba mucho de que en la última fecha no dependíamos de nosotros. Pero no hubo para mí un quiebre para ser más optimista. Siempre estuve seguro de que estábamos para campeones, si no lo hacíamos en parte, la responsabilidad iba a ser del cuerpo técnico.

– ¿Cuál fue el mejor partido y por qué?

– Tuvimos varios buenos partidos, entre ellos los dos últimos. Fue una consecuencia de que con el paso del tiempo se ajustan detalles para jugar cada vez mejor.

– ¿El peor, si lo hubo?

– Sin ninguna dudas el que jugamos en Alcira Gigena con Lutgardis Riveros. Si bien nos trajimos un empate, fue una actuación que no nos dejó para nada conformes desde lo individual y colectivo. También tuvimos un mal primer tiempo contra Atenas, pero en ese caso lo responsabilizo más al buen trabajo táctico del rival.

– ¿El partido que perdieron con Toro cómo lo cataloga?

– Perdimos con Toro en una instancia difícil. Pero en ese momento dijimos que, consiguiendo más del setenta por ciento de los puntos, es difícil que un equipo no sea campeón. Más allá de ese partido mantuvimos la vista puesta en la estadística. Sabíamos que faltaban muchas fechas y que era imposible que cualquiera de los que peleaban arriba pudiera ganar todos los puntos. Nosotros los pudimos ganar y eso nos llevó a ser campeones.

– ¿Cuáles son los objetivos inmediatos?

– Ver qué jugadores siguen de este plantel según la preferencia de ellos, lo que disponga la comisión directiva y armar lo mejor para ser protagonistas en el Clausura. El pedido que hicimos desde el cuerpo técnico es que se quede el plantel tal cual está y se nos sume un delantero más para reemplazar a Ariel Aranda, que fue la única baja que tuvimos hasta ahora.

– ¿Cómo se mantiene la motivación teniendo en cuenta que el torneo Clausura arranca el domingo?

– Nosotros tenemos una zanahoria por delante, que es el Amateur Regional. Si bien en este país todo es incierto, se dice que comenzaría en enero de 2019, por lo que cada jugador que quiera estar en el plantel tendrá que tener una actuación destacada en el Clausura. Es la mayor motivación como club, plantel y cuerpo técnico.

José Luis Debernardi