Un punto con gusto a poco

Alumni igualó 1 a 1 en su visita a Juventud Unida de Río Cuarto y sigue ocupando el último lugar de la tabla, en un encuentro en el que no fue superado por el rival, pero en el que tampoco hizo mucho como para ganarlo

Escribe: Federico Gazzoli
Enviado especial

Alumni de Villa María no levanta cabeza y el último lugar en la tabla de posiciones de la Zona 7 (Región Centro) del Federal Amateur parece ser el lugar indicado para reflejar el flojo presente futbolístico que atraviesa el elenco dirigido por Raúl “Bocha” Maldonado.

Es que en el duelo como visitante con Juventud de Unida de Río Cuarto, en el que tenía la obligación de volver a sumar de a tres para salir del fondo, el Fortinero apenas rescató un empate por 1 a 1 con el que el sueño de lograr la clasificación parece cada vez más una utopía.

En el inicio del cotejo, como habitualmente suele hacerlo, el dueño de casa fue quien se adueñó de la pelota, aunque lejos estuvo de mostrar el nivel que, por ejemplo, exhibió en el anterior compromiso ante Universitario.

Lo más interesante en el local llegaba a través de los desbordes por la izquierda de Flordelmundo y por algunas pelotas paradas que llovieron al área visitante, pero los receptores de esos centros no estuvieron demasiado acertados para intentar cambiar por gol lo gestado hasta allí.

Mientras tanto, Alumni apostaba por tratar de encontrar solidez en su línea defensiva y luego meter alguna contra aprovechando los espacios que en el fondo dejaba la Juve.

En ese panorama, la primera situación manifiesta de gol fue generada por la visita, cuando Gay ganó por la izquierda, hizo la diagonal hacia el medio y metió un remate de derecha que Pombo desvió hacia el saque de esquina.

Parecía que el Fortinero le había encontrado la vuelta al encuentro, pero dicha maniobra fue apenas un espejismo, porque inmediatamente después de ella fue Juventud quien comenzó a dominar el partido nuevamente a través de Flordelmundo, quien a los 22’ volvió a imponerse por la izquierda, pisó el área, metió centro y Destéfanis, en su afán por despejar, remató defectuosamente una pelota que tomó dirección hacia su arco y que venció las manos de Scalzo para transformarse en el 1 a 0 para Juventud.

El elenco villamariense sintió el impacto del gol y tardó algunos minutos en reaccionar, permitiendo que sobre la media hora Arriola pudiera rematar desde afuera del área una pelota que Scalzo controló en dos tiempos.

Poco después fue otra vez Flordelmundo; quien encontró facilidades para atacar por la izquierda, metiendo esta vez un centro hacia el segundo palo, donde Abadie la bajó de cabeza hacia el medio para habilitar a un Córdoba que, en una inmejorable posición para ampliar la ventaja local, definió ancho.

Pasó el sofocón para el elenco villamariense, que sobre la parte final de los primeros 45’ se animó a ir a buscar el empate y tuvo su premio. Iban 44’ cuando Brugnaro ganó por derecha por primera vez en la tarde, llegó hasta el fondo y colocó un pase rasante hacia las cercanías del punto penal, donde Gay fusiló a Pombo con un violento derechazo que significó el 1 a 1.

Se acabó la parte inicial con un justo empate, ya que si bien el equipo verde y rojo tuvo más la pelota no exhibió la habitual certeza ofensiva que lo llevó a ser protagonista de la zona, ante un Alumni que fue de menor a mayor y que se dio cuenta que si apretaba el acelerador en el complemento podría sumar los tres puntos que tanta falta le hacían.

 

Segunda etapa

Ya en el segundo tiempo, la escuadra de Villa María continuó con la mejoría exhibida durante el último cuarto de hora de la parte inicial y tuvo como situación más clara, luego de un contragolpe, un derechazo de Gay que pasó muy cerca del palo izquierdo (11’).

Inmediatamente después contestaron los de Jorge Grassi, a través de un zurdazo rasante de Arriola en el que la pelota pasó a un costado del parante derecho.

Fue un inicio entretenido para los ojos del público, pero lentamente el juego se fue tornando friccionado e interrumpido producto de los nervios y la imprecisión que ambos tuvieron cuando quisieron ir a buscar la victoria que, cada uno por sus necesidades, necesitaba.

Juventud abusó de centros que nunca llegaron a buen puerto, mientras que la visita estuvo siempre esperando meter una contra que nunca pudo hilvanar.

Así, la mayor parte de la acción se desarrolló en la mitad de la cancha, con ambos conjuntos protestando ante los fallos arbitrales y haciendo poco para generar peligro sobre las áreas.

En ese contexto se desarrolló la parte final del cotejo, olvidándose anfitriones y visitantes de ir a buscar la victoria que tanto les hacía falta.

Hasta que a los 50’ llegó el pitazo final de Héctor Sosa, que dejó estampado un pálido 1 a 1 en el estadio Los Teros.

El equipo local no pudo alcanzar la victoria que tanto necesitaba, en parte porque no se animó a ir en busca de ella cuando el rival le cedió el protagonismo.

Lo cierto es que para el albirrojo el punto obtenido en Río Cuarto resta mucho más de lo que suma, porque el último escalón de la tabla sigue siendo su lugar en la Zona 7 y debido a que pensar en una clasificación es un sueño cada vez más lejano para el la escuadra de la ciudad. Así, la próxima fecha, cuando enfrente a Universitario, se jugará su última vida.

 

El árbitro

Héctor Sosa

Mal desempeño. Tras un primer tiempo en el que casi no tuvo fisuras, en el segundo cometió reiteradas equivocaciones, ignorando algunas claras infracciones y equivocándose de lado en algunas de las faltas que sí cobró.
Por momentos fue demasiado localista.

 

La figura

Maximiliano Gay

Volvió a ser la manija del juego de Alumni, siempre aportando la claridad y la pausa necesaria y requerida para distribuir cada pelota que pasó por sus pies. En un gran primer tiempo, tuvo como premio personal convertir el tanto del empate. Arrancó bien en el complemento, pero lentamente se fue cansando y sobre el final ya no volvió a incidir en el juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *