El Campeón empezó con el pie derecho

El campeón del Apertura debutó con un buen triunfo por 2 a 1 en Sampacho ante Atlético en el duelo interzonal. Los goles del visitante los marcaron Gastón González y Flordelmundo. Diego González había adelantado al local.

 

El cambio de certamen no afectó para anda al campeón del fútbol regional. Juventud Unida empezó la defensa del título del Apertura de la mejor manera. Venció 2 a 1 a Atlético Sampacho en la primera fecha del Clausura y es uno de los líderes de la zona Norte. Gastón González y Jeremías Flordelmundo convirtieron los dos tantos del equipo de Jorge Grassi. Diego González había adelantado a los de Bruno Gagliesi, que terminaron con un hombre menos por la expulsión de Jonatan Fabro.

Si bien sólo pasó una semana de la consagración, siempre está la duda de cómo va a reaccionar un equipo que acaba de ser campeón  en el inicio de un nuevo certamen. Siempre existe cierto riesgo de relajación. Además, por distintos motivos, no contaba con cuatro jugadores del equipo que se coronó (José Mancinelli, Mateo Martinelli, Daniel Romero y Leonel  Formaggioni).  Juventud Unida dio por tierra con esas suposiciones y se trajo tres importantes puntos del Eginio Bataller, ante un Atlético Sampacho que no estuvo lejos en el resultado, pero  no pudo nunca  tener chances claras de empatar.

El visitante arrancó mejor el partido, siendo superior en el medio campo, con una buena tarea de Campo y Arce. Pero el local sorprendió en una jugada aislada y se puso arriba en el marcador.

Iban 11 minutos cuando Atlético recuperó una pelota en la salida de Juventud. Rodríguez  habilitó a González, que se filtró al área entre los centrales, se sacó a un hombre de encima y definió cruzado ante la salida de Tessa, que nada pudo hacer para evitar el 1 a 0.

Más allá de si era justo o no, el conjunto de Gagliesi había sabido sacarle provecho a una situación de gol y con eso basta en el fútbol. Además, a partir de allí su juego creció. Álvarez y Parise empezaron a participar más del juego y Fabro generaba mucho riesgo por derecha.

El visitante sintió el golpe del gol en contra y se desordenó. Nervioso, el equipo de Grassi no podía volver a hacerse del balón y se repetía en pelotazos. Extrañaba a Martinelli y su pisada, su pausa justa en el momento de decidir en ofensiva.

Pero otra vez la “ilógica” del fútbol metió la cola. Fue a través de una de sus tretas preferidas, la pelota parada. Porque si hay un lugar en el que los merecimientos se esfuman, es en lo azaroso de un envío aéreo. Germán Rivera ya había ganado en un centro anterior, cuando a los 22 minutos apareció libre en el segundo palo, bajó la pelota y se la tocó a Gastón González que, con una media vuelta digna de centrodelantero, dejó parado a Miloch y clavó el balón abajo, contra el palo izquierdo.

Con el juego empatado, mejoró Juventud. Le quitó la pelota a su rival y empezó a manejar los tiempos del encuentro. Allí crecieron las figuras de Flordelmundo y Titarelli, que se cerraban y conectaban para generar ocasiones.

Atlético quedó demasiado largo, cortado. Rodríguez bajaba a buscar la pelota entre los centrales, pero el resto de sus compañeros le quedaban muy lejos.

Cuando parecía que todo se iba al entretiempo empatado, se volvieron a juntar las alas de Juventud. Titarelli armó una gran jugada individual por derecha, juntó a tres hombres y habilitó a Flordelmundo, que se fue cara a cara con Miloch. El mellizo remató sutilmente sobre el cuerpo del arquero  y el balón ingresó con mucho suspenso. Alaniz estuvo cerca de despejar, cuando picaba despacio hacia la red del arco que da a la ruta 8. Fue el golpe perfecto de la Juve. El gol le sirvió para irse tranquilo al descanso y comenzar el complemento de la mejor manera.

En el segundo tiempo se jugó al ritmo que quisieron los de Grassi. El campeón manejó el pulso del partido con el dominio del balón y su característico orden defensivo.

Los de Gagliesi generaron muy pocas chances de gol y carecieron de profundidad. Además, sufrieron las contras del visitante encabezadas por Titarelli.

Si hubiera tenido más justeza en los metros finales, el conjunto de Los Teros podría haber liquidado antes el partido. Pero algunos errores de manejo, offsides y buenas respuestas de Miloch se lo impidieron.

Sobre el final, cuando Titarelli se escapaba en un nuevo contraataque, Fabro se le tiró mal desde atrás y Franco Bergese lo expulsó, en una decisión irreprochable. Fue el golpe de gracia para un Milrayitas que deberá ir en busca de la recuperación a la cancha de San Martín de Mackenna.

El partido le sirvió a Grassi para probar a su nuevo refuerzo. Federico Acevedo reemplazó a Martínez y tuvo un correcto debut. Si bien no contó con ninguna chance clara, mostró que se puede adaptar a lo que le pide el equipo.

Así, el campeón del Apertura comenzó de buena manera el Clausura. Se llevó tres puntos de una cancha complicada y ganó su tercer encuentro consecutivo en condición de visitante. Ahora deberá enfrentar, en un duelo más que atractivo, a Acción Juvenil de General Deheza, uno de los conjuntos con los cuales peleó el certamen anterior.